miércoles, 13 de febrero de 2013

El cara a cara con los clientes

¿Nos hemos preguntado alguna vez si necesitamos asesoramiento sobre comunicación verbal y visual para las primeras entrevistas con nuestros clientes?

Ésta es una de las cuestiones que a algunos empresarios más les preocupa en el contacto cara a cara con sus clientes. Otros en cambio, apenas se preparan para ello. Sin duda, es uno de los aspectos que más influyen en esa primera toma de contacto. Es más, las conclusiones de la reunión pueden ser positivas o negativas, dependiendo de esa primera impresión.

Las prisas y el estrés hacen que este aspecto vaya ocupando uno de los últimos puestos en las gestiones diarias de muchos empresarios, aunque por otro lado, para muchos otros ha ocupado uno de los primeros puestos.

Es indiscutible la repercusión del aspecto y apariencia que mostremos y del control de la comunicación oral y visual en toda reunión. Para ello, si no se conocen las claves para dominar este tipo de encuentros, es aconsejable recurrir a un experto en la materia para que nos haga dominar algunas de las cuestiones fundamentales. Hoy muchas empresas ofrecen este asesoramiento.

Con los negocios online, el arte de comunicar a través del lenguaje y del aspecto físico se abandona en detrimento del saber estar y el saber tratar a un cliente. Si atendemos a algunas claves, podemos hacer que la persona que tenemos enfrente se sienta respetada y a la vez satisfecha de trabajar con empresas que le transmiten una imagen de calidad y seguridad, algo que va implícito en ese saber estar y saber comunicar.

A pesar de la gran cantidad de negocios online que van surgiendo, los clientes siguen buscando esa imagen que les transmita un trabajo bien hecho, que va ligado a una buena imagen y a un dominio (que no ha de ser perfecto) del lenguaje, las miradas, los gestos, etc.

Todo ello nos ayuda en gran medida a trasladar nuestra confianza a la persona con la que estamos manteniendo ese cara a cara. Probablemente, y por las características de las empresas online, esa sea la primera y la última reunión presencial con nuestro cliente, por eso hay que cuidar con especial mimo y cariño el trato que se le va a dar.

Algunas claves pueden ser:

Saber escuchar sin interrumpir
Buscar la empatía con el cliente en conversaciones comunes
Establecer una conexión visual y mirar a los ojos siempre que sea posible sin llegar a invadir
No mover exageradamente las manos ni gesticular continuamente
Sonreír a la vez que controlamos nuestras palabras
Ser correctos al hablar y evitar las vulgaridades
Generar confianza al exponer ideas propias sin rebatir rotundamente las de nuestro interlocutor
Ir vestidos correctamente adaptados a la empresa y a su actividad

Por supuesto que hay muchísimas más claves que podrían hacer la lista interminable, pero con las ya enumeradas, tenemos asegurada una primera impresión positiva hacia nuestra persona y por ende, hacia la empresa a la que representamos.

Los tiempos cambian, pero las buenas maneras han de mantenerse, ¿no creen?.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deje su comentario: