lunes, 21 de enero de 2013

La honestidad y la lealtad en los negocios online


negocios online
Hoy encontramos ofertas de todo tipo en Internet. Los negocios online proliferan en la red como si montar una empresa fuera lo más sencillo, pero: ¿hasta dónde podemos confiar en la información que nos ofrecen y en la forma de trabajar de estas empresas?.

Todo nos parece fiable, pero en el mundo de Internet hay que andarse con cautela y ser precavidos. No todo lo que está en la red ha de merecernos la misma confianza.

En este sentido, podemos seguir unas claves que pueden servirnos para detectar la honestidad de las personas que se encuentran detrás de un Portal, de una web.

Tenemos que tratar de ser lo más objetivo posible cuando observamos las características de una empresa en la web y buscar detalles como una forma de contacto con la persona o personas que están al frente, una identificación de las mismas y un producto bien definido entre otras cosas.

Siempre es bueno contactar con la empresa antes de emprender cualquier compra o antes de formalizar cualquier contrato. El cara a cara, siempre que la ubicación geográfica de la misma nos lo permita, sería una buena opción. Hoy en día, no todas las empresas de Internet están dispuestas a tener un contacto directo, cara a cara con sus clientes.

En ese primer contacto probablemente percibamos la honestidad y la lealtad con la que los responsables van a trabajar con nosotros. No hay que dejarse llevar por las primeras impresiones en la red, ya que una empresa puede tener una apariencia fantástica y luego en el cara a cara nos damos cuenta de que nada de lo que aparenta es real.

Normalmente, cuando contactamos, ya sea por formulario, correo electrónico o teléfono con la empresa, la persona con la que hablamos, si va a ser fiable, nos concederá una entrevista presencial para poder concretar los aspectos que para ambas partes son interesantes. Si por el contrario no se da esa primera entrevista, hemos de valorar si no se produce por las distancias geográficas entre ambas partes o porque simplemente no quieren esta toma de contacto. En el primer caso, las sucesivas tomas de contacto, podrán transmitirnos la confianza necesaria para llevar a cabo cualquier negocio juntos; en el segundo, ni siquiera sería recomendable seguir adelante.

Hemos de tener en cuenta que nada se ha de pagar completamente antes de iniciar la actividad. Podemos dar una señal a la empresa para garantizarle que sí estamos interesados en trabajar con ella, y una vez que el trabajo esté completamente entregado y como clientes estemos satisfechos, completar el pago inicialmente pactado.

No todas las empresas que están naciendo ahora en Internet son honestas y leales, pero sí las hay. No sólo tenemos que confiar en las que llevan muchos años trabajando, ya que darse la oportunidad de probar el entusiasmo y las ganas de hacerlo bien de las empresas que están ahora despegando, puede ser tan fructífero como satisfactorio en el resultado final del trabajo. Las ilusiones renovadas dan paso a una creatividad inesperada y positiva, de manera que nos encontremos con trabajos excelentes desarrollados por pequeñas empresas de las que no habíamos oído hablar.

Podemos pedir referencias a otros clientes para los que hayan trabajado y si los resultados son los deseados, recomendar la misma a otros conocidos. El boca a boca sigue siendo el marketing más seguro, para lo bueno y para lo malo.

1 comentario:

  1. Hacer buenos negocios representa un verdadero reto porque no sólo hay que considerar muchos factores para la rentabilidad misma del negocio, como los precios de los alquileres, la conversión, entre otros. Esto puede afectar la rentabilidad de una empresa, como escribí hace poco en un artículo que lo pueden encontrar en mi enlace.

    Los empresarios también nos enfrentamos a muchos factores morales, ya que hacer crecer una empresa considerando la estabilidad de los empleados, siendo conciente con el medio ambiente y aportando algo de valor a la comunidad es algo muy difícil, considerando que el empresario tiene que lidiar todo el día con el tema de la rentabilidad real de la empresa.

    ResponderEliminar

Deje su comentario: