sábado, 8 de diciembre de 2012

¿Cómo decidirme a vender por Internet estas Navidades?

Tener ingresos extras o simplemente ingresos es el principal deseo estas Navidades para muchas personas.

Internet se está posicionado como un escenario para hacer negocios. Las tiendas online están teniendo cada vez más éxitos, cada vez son más las personas que deciden hacer sus compras por Internet.

Pero ¿es fácil vender en Internet?

Partimos de una ventaja clave: las tiendas online trabajan las 24 horas los 365 días del año y con menos coste que una tienda física.

Entonces ¿qué necesito para vender en Internet?

En "5 pasos fundamentales para iniciar un negocio en Internet" nos podemos iniciar en este mundo. Cuando ya tengamos claro que vamos a vender en Internet es muy importante tener una web que venda ¿qué quiere esto decir?

Cuando tenemos una web hay dos cosas fundamentales:

  1. Que las personas la visiten, que sepan que existimos
  2. Que se decidan a comprar una vez estén en nuestra web.

¿Cómo lograr que nos visiten, que nos conozcan?. Nos centraremos en las técnicas gratuitas, no hablaremos de pagar anuncios.

Primero, que nuestra página esté entre las primeras de Google. Para ello lo mejor es contratar un experto en posicionamiento (SEO), algo que muchas empresas no se pueden permitir, pues la segunda opción es dedicarle tiempo a nuestro negocio online poniéndolo en todas las páginas que existen en Internet de anuncio gratis.

Usar las redes sociales: Facebook, Twitter y todas aquellas donde pueden estar nuestros clientes y diariamente enviarles un saludo o una información interesante a nuestros seguidores.

Con esto no vamos a ser los primeros en Google, pero si nos vamos a dar a conocer.

Pasamos a la segunda parte, ya el cliente está en nuestra web ¿cómo hacer que compre?

Necesitamos un diseño adecuado, que haga la visita agradable a los internautas, diferente a los de nuestra competencia.

Cuidar la presentación de nuestros productos, quizás más que en una tienda física donde hay un vendedor para hablar con el cliente y aclararle sus dudas. Aquí el cliente está solo frente al producto, por tanto la presentación tiene que ser mucho más cuidada que la que hacemos en nuestra tienda.

El precio de los productos debe ser claro, sin costes ocultos.

Información complementaria clara y fácil de encontrar, como política de privacidad, condiciones de compra, devolución del producto, identificación del empresario.

Y algo importante, buscar un producto que esté demostrado que tiene éxito, ver como lo vende la competencia y no copiar sino tratar de mejorar, de ser diferentes.


1 comentario:

  1. Muy buen reportaje esta claro que lo primero es que nos conozcan cosa que muchas veces se olvida. Saludos.
    http://facebook.com/enlaspalmas

    ResponderEliminar

Deje su comentario: