martes, 24 de mayo de 2011

Internet. Escaparate de éxito

¿Alguna vez nos hemos preguntado hasta dónde es real o veraz lo que estamos leyendo en Internet?

Es importante saber que la era tecnológica ha convertido a Internet en una gran enciclopedia. Hoy ya no coleccionamos los grandes tomos del círculo de lectores, ni los atlas mundiales, ni nada por el estilo. Hoy ya no hace falta buscar un hueco en la casa donde apilar tales cantidades de papel encuadernado.

Esto en gran parte es fabuloso porque toda la información que busquemos la hallamos en la red, pero: hasta dónde es una información fidedigna, bien contrastada, actualizada…

En Internet todos podemos ser comunicadores de nuestras propias ideas, no hace falta esforzarse mucho para tener una gran lista de seguidores, como tampoco es preciso un perfeccionamiento del lenguaje para poder transmitir y hacer llegar al público nuestra manera de pensar, nuestra ideología e incluso nuestros gustos e intereses. Es por tanto que Internet es un gran escaparate de éxito mundial.

Una ama de casa puede ser mundialmente conocida por sus recetas o sus trucos para quitar las manchas más difíciles; una joven hasta el momento desconocida puede alcanzar en la red un nivel de popularidad grandioso por sus trucos de maquillaje o su estilo al vestir; un aficionado escritor puede publicar sus libros online y al poco se convierte en un ilustre escritor e incluso esto pasa también con los músicos incipientes.

Es maravillosa la oportunidad que Internet ofrece a todas las personas que pueden aportar información interesante, accesible y útil, pero no podemos perder el rumbo entre tanta información y, en ocasiones, es imprescindible saber contrastar y comprobar la información a la estamos accediendo, ya que de no ser así podría perjudicarnos gravemente.

Conocer la fuente de información y saber a qué fuentes acudir, para según que contenidos estamos buscando o qué dudas queremos resolver es importantísimo. Sobre todo si hablamos de salud, medicamentos, intervenciones quirúrgicas, recomendaciones para perder peso, etc.

Con estos temas no debemos jugar, aunque a primera vista puedan parecer sencillos y todo el mundo se atreva a opinar y a contar su experiencia como una de las mejores opciones, no debemos olvidar que son los expertos los que deben asesorarnos al respecto, en este sentido, las fuentes de información son claras: los colegios de médicos, profesionales colegiados y además todas aquellas webs institucionales que ya cuentan con contenidos suficientemente contrastados.

En Wikipedia podemos leer acerca de las fuentes de información en Internet: “En 2009, un estudio realizado en Estados Unidos indicó que un 56% de los 3.030 adultos estadounidenses entrevistados en una encuesta online manifestó que si tuviera que escoger una sola fuente de información, elegiría Internet, mientras que un 21% preferiría la televisión y tanto los periódicos como la radio sería la opción de un 10% de los encuestados. Dicho estudio posiciona a los medios digitales en una posición privilegiada en cuanto a la búsqueda de información y refleja un aumento de la credibilidad en dichos medios.”

Internet es en sí misma una importantísima y poderosísima fuente de información, pero debemos andarnos con cuidado y saber quién es la persona que nos la está ofreciendo. Aunque incluso podemos rizar más el rizo y contrastar igualmente los contenidos institucionales, ya que llevan implícita una ideología política o una creencia, un tema que abordaremos más adelante en otro artículo, para saber detectar los contenidos que quieren ejercer una influencia sobre nosotros y aprendamos a discernir unas ideologías y otras ocultas tras las noticias o artículos elaborados por los periodistas, que son los que tienen el don de la palabra.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deje su comentario: